sobreviviendo al CEMIC

18.1.07

primera dosis de quimio

En este mismo momento, María Elena, mi mamá, involuntaria protagonista de este weblog, está recibiendo su primera dosis de quimioterapia. Cruzamos los dedos para que la droga no le produzca efectos secundarios, pero en estos primeros momentos parece que lo está tolerando bien. Es la primera acción para luchar contra su enfermedad, un linfoma no Hodgkin tipo B, desde que en septiembre de 2006 amaneció con un bulto en su cuello. Cerca de 4 meses.

En las próximas semanas retomaremos las actividades militantes de este weblog. Adelantamos que hemos tenido un interesante intercambio epistolar con la gente de la Defensoría del Pueblo del GCBA. Empezaremos a reflexionar en voz alta sobre la necesidad de regular la medicina prepaga y trataremos de tirar algunas líneas sobre el proyecto del Ombudsman o Defensor del Usuario de Salud.

Pero quiero aprovechar este post, en este día tan emotivo para mí, para agradecer a toda la gente de CEMIC Saavedra por el excelente trato humano y profesional que han demostrado en estas horas. Por gente como esa, también luchamos desde este weblog, para separar la paja del trigo, los inútiles y mediocres de la gente que quiere laburar con dignidad. Mi interés es que CEMIC dé mejores servicios y no quiebre, simplemente porque mis padres no podrían ir a otro servicio de salud. Y estoy convencido que mejorar la calidad del servicio médico también redunda en una disminución de los costos de CEMIC. Habrá que convencer a los empresarios de la salud que la ética no se contrapone al cálculo mercantil, sino que se refuerzan.

Esa será la lucha de las próximas semanas. No nos pierdan, estamos en la brecha.